La paradisíaca costa de Albania, un terreno fácil para los estafadores

La paradisíaca costa de Albania, un terreno fácil para los estafadores

Cuando la policía lo arrestó en enero, Rrahman Qosja entendió que era víctima de una usurpación de identidad: se había vendido un terreno litoral público en nombre suyo, una estafa muy corriente en Albania.

"Es una mafia, más peligrosa todavía que la mafia", se queja el septuagenario, un agricultor de Stërbeg, un pequeño pueblo en el centro del país, a 7 km del mar Adriático.

No es el único: 180 ciudadanos corrientes fueron víctimas de este fraude. Eran todos supuestamente copropietarios de un terreno que depende de la base militar de Rreth-Greth y que habrían vendido a un empresario, según el fiscal de Kavaja al cargo de la investigación, Artan Madani.

 

"El esquema parece ser el mismo" en cada caso, explica a la AFP Lutfi Minxhozi, director de la unidad policial que combate los delitos financieros.

Es muy simple: los estafadores, personas que blanquean dinero negro o promotores tramposos, establecen, con la complicidad de notarios, funcionarios y cargos electos corruptos, certificados de propiedad falsos a nombre de particulares que no saben nada. Luego, "compran" estos terrenos, propiedad del Estado, y los revenden a precio de oro o construyen casas, edificios y hoteles.

Un alto responsable judicial, que pidió el anonimato, explica a la AFP cómo un sepulturero de Vlora (sur), perla del litoral albanés, era, sin saberlo, "propietario" de 220 hectáreas de un terreno militar en la península de Karaburun.